Feed de
Artículos
Comentarios

No sé si muchos lectores conocerán esta colección de relatos de Alejandro Palomas; es un libro que tiene ya unos añitos y que encontré por pura casualidad en la biblioteca cuando estaba buscando libros cortos para leer en el Readathon de octubre. Del autor tan solo había leído Una madre y me gustó muchísimo, así que tengo a este autor en la lista de “leer todos sus libros en cuanto sea posible”.

Pequeñas bienvenidas es un conjunto de relatos sobre relaciones que empiezan o terminan y que nos presentan a sus personajes -casi siempre mujeres- en esos momentos de cambio: en unas ocasiones temerosos pero ávidos ante esa nueva persona que entra en sus vidas, en otras rememorando épocas pasadas que con el velo del tiempo se vislumbran más felices.

Para ser totalmente sincera no todos los relatos me gustaron por igual, aunque esto es una constante para mí en estos libros y, aunque entretenidos, tampoco los encontré tan absolutamente adorables como la novela posterior del autor que ya había leído. Quizás lo que más me gustó fue la repetición de personajes a lo largo de los relatos; me gusta ver a un protagonista unas páginas después como secundario.

En fin, supongo que es un libro que solo atraerá a los incondicionales del autor: no llegarán a gustar tanto como sus novelas pero os resultarán lecturas agradables.

Reseña de Una madre.

Título: Pequeñas bienvenidas
Autor: Alejandro Palomas
Editorial: Ediciones El Cobre
Encuadernación: Tapa blanda con solapa
ISBN: 978-84-96095-80-9
Páginas: 130
Precio: 18,00€

En mi biblioteca pública tienen a la entrada una pequeña estantería temática que van cambiando cada mes. Siempre echo un vistazo al entrar (a no ser que la temática sea la tauromaquia, que también ha pasado, no creáis…), y este mes estaba dedicado a las mujeres en la literatura. Fue una suerte que encontrara este libro allí porque normalmente estaría en la sección de biografías, y no la frecuento demasiado.

Mujeres de ciencia contiene cincuenta mini biografías de mujeres que han destacado en numerosos campos científicos, muchas galardonadas con Premios Nobel y otras distinciones importantes, y todo ello acompañado de preciosas ilustraciones mostrando a estas pioneras en su entorno de trabajo.

Las biografías están ordenadas temporalmente según la fecha de nacimiento de cada mujer, y he de reconocer que tan solo conocía a un puñado de ellas: Hipatia, Marie Curie, Rosalind Franklin, Jane Goodall… Por una parte ha sido fenomenal ponerle freno a mi ignorancia, pero por otra parte siento un poco de rabia por no haberlas conocido antes, y más habiendo estudiado una carrera de ciencias, precisamente.

Lo más impactante de todas estas personas no son los decubrimientos y avances científicos que protagonizaron, que fueron y son de gran importancia, sino el hecho mismo de que los pudieran llevar a cabo con la misoginia y la discriminación que se encontraban a cada paso: muchas trabajaban sin cobrar un sueldo, no se les permitía utilizar los laboratorios de las universidades y se las relegaba a trabajar en sótanos y almacenes que nadie utilizaba y, en fin, las amenazaban con despedirlas por razones increíbles

De Mary Agnes Chase:

Mary también era sufragista. Se manifestó por el derecho de la mujer a votar en Estados Unidos, incluso cuando el USDA (Departamento de Agricultura de los EEUU) amenazó con despedirla.

De Barbara McClintock:

El decano la amenazó con despedirla si alguna vez se casaba o si su socio masculino de investigación dejaba la universidad.

En este sentido es un libro duro de leer pero, como compensación, también hay historias que reflejan que no todo fueron obstáculos y que hubo hombres que las apoyaron y reivindicaron su trabajo, como el mismísimo Albert Einstein.

Lo que más me ha gustado ha sido ver todos esos muros que las mujeres han ido derribando a lo largo de los siglos: había cosas que eran impensables en otras épocas y, sin embargo, ellas lo hicieron, y eso es lo que me da esperanza de cara al futuro. Ahora nos toca recoger su testigo sabiendo que lo que hoy es imposible mañana será una realidad.

No dejés de leer esta preciosura. Feliz día de la Mujer.

Título: Mujeres de ciencia. 50 intrépidas pioneras que cambiaron el mundo
Autora e ilustradora: Rachel Ignotofsky
Editorial: Nórdica Libros
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-16830-80-0
Páginas: 128
Precio: 25 €

El año pasado no pude resistirme a regalar a mi hermana por Navidad el libro de Maestra de pueblo con L de novata, y este año no me resistí tampoco a regalarle su continuación, Estado civil: Opositora; eso sí, previa lectura por mi parte (lo hago por ella: alguien tiene que probar el libro primero para saber si es un buen regalo, ¿no?).

En las nuevas aventuras de Maestra de pueblo nos encontramos todas las peripecias a los que los maestros opositores se van a enfrentar en este año 2019: cubrir bajas laborales en diferentes colegios mientras intentan sacar tiempo para estudiar.

Como siempre, las viñetas te sacarán más de una sonrisa mientras vemos a nuestra protagonista sobrevivir a base de subrayadores fosforitos y tuppers de su madre, y es que nadie dijo que este fuera un camino fácil, aunque siempre encuentra pequeñas alegrías en su día a día.

No os cuento mucho más porque es un cómic que merece la pena leer por vosotros mismos. Si disfrutásteis de de Maestra de pueblo con L de novata, esta segunda parte os encantará también; y se lo recomiendo especialmente a los opositores ya que estoy segura de que os dará un empujoncito a la motivación esa que está bajo mínimos en la foto de arriba 😉

Otras reseñas de esta autora:

Título: Maestra de Pueblo. Estado civil: opositora
Autor: Maestra de Pueblo
Ilustrador: Cristina Picazo
Editorial: Grijalbo
ISBN: 978-84-253-5682-7
Páginas 112
Precio: 15,90 €

2018: Un año en libros

Me encanta terminar el año repasando los libros que he leído y analizando las “estadísticas lectoras” del año, ¿me acompañáis?

En 2018 he leído 61 libros. De ellos,

31 libros escritos por mujeres y 30 escritos por hombres.

30 lecturas en inglés y 31 en español.

20 audiolibros (todos ellos en inglés).

7 ebooks.

34 libros en papel. De estos, 19 son libros de las bibliotecas públicas de León, Luanco y Ávila.

31 libros de no ficción (todos los audiolibros entran en esta categoría) y 30 de ficción.

4 han sido relecturas.

10 cómics y 2 libros de poesía.

El libro más largo es de 1088 páginas y el más corto de 64.

A mi pesar, confieso que no alcancé mi reto de Goodreads, que lo puse en 65 libros… Habrá que intentar superarlo en 2019 😉

*****

De estos 61 libros, he dado la máxima puntuación a quince, entre los que destaco los siguientes:

No ficción:

La magia del orden (Marie Kondo). Gracias a ella he conseguido quedarme solo con las cosas que me gustan y quiero tener, y me ha servido de gran ayuda cuando hice la mudanza este verano. No puedo parar de recomendarlo.

El gozo de escribir (Natalie Goldberg): un libro de lo más inspirador que he leído ya dos veces y sé que volveré a hacerlo.

Ficción:

El guerrero a la sombra del cerezo (David B. Gil) ocupa un lugar destacadísimo: no esperaba que una novela sobre samuráis pudiera engancharme tanto.

A través del fuego (Nicholas Evans) ha sido uno de los libros que más he disfrutado, tanto por la trama como por los personajes.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey (Mary Ann Shaffer) era uno de esos eternos pendientes que ahora me arrepiendo de no haber leído antes… Qué delicia.

El baile de las luciérnagas (Kristin Hannah): ha sido también una sorpresa que saqué prestado por puro azar de la biblioteca y me entusiasmó.

Y también quiero recordar algunas lecturas de mis autores favoritos: Bajo el signo de géminis (Rosamunde Pilcher), Los besos en el pan (Almudena Grandes) y mis queridos vampiros de Justin Cronin. Son esos escritores que siempre elijo cuando quiero ir sobre seguro.

*****

Y esto es lo que ha dado de sí el año en cuanto a lecturas se refiere. Y, según escribo este post, ya estoy deseando adentrarme en las historias que aguardan en las estanterías, ¿os pasa lo mismo?

Feliz año lector.

Shenzhen, de Guy Delisle

Os traigo hoy un cómic que, a modo de autobiografía, trata el choque cultural de un trabajador occidental en una ciudad china.

Shenzhen es el nombre de una megápolis a la que fue destinado el autor durante un mes para dirigir un proyecto de animación de dibujos animados. Él, aunque francés, venía de Canadá, y la dificultad que encontró para integrarse en este nuevo lugar fue de tal magnitud que le sirvió para relatar mediante dibujos este mes de su vida.

Por supuesto, lo primero que experimenta es la dificultad para comunicarse, pues tiene que dirigir un equipo que no habla inglés mediante una traductora que le han asignado. Él tampoco habla chino, claro está. Pero es que incluso con la ayuda de esta persona le es difícil explicar cómo pretende que se hagan las cosas.

Fuera del trabajo no le van mejor las cosas: nadie habla inglés ni francés, e incluso pedir comida en un restaurante se convierte en una misión imposible. Por no hablar de las salidas con los compañeros de trabajo que, aunque bienintencionadas por parte de ellos, son extrañísimas a los ojos del autor (y a los de cualquier occidental). Al final el autor se lo agradece de corazón, pero realmente no puede decir que haya pasado un buen rato.

En fin, el mes que estuvo destinado en esta ciudad desde luego se le hizo larguísimo, y esa es la sensación que da en el cómic: la de haber estado mucho más que un mes allí. Al menos esas horas de soledad le sirvieron para sacar adelante estos dibujos con los que ilustraría su estancia, y el resultado ha sido un libro muy interesante porque choca con la concepción de “color de rosa” que le damos a los viajes y nos da a conocer otras impresiones de personas que no pueden acostumbrarse a un choque cultural tan grande y a una ciudad gigantesca en la que el único ocio son las compras. Muy recomendable.

Por cierto, el autor, Guy Delisle, ha publicado gran cantidad de cómics que tienen muy buena pinta. Yo investigaré en la biblioteca a ver si encuentro más trabajos suyos.

Título: Shenzhen
Autor: Guy Delisle
Editorial: Astiberri
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-935088-0-7
Páginas: 152
Precio: 18,00 €

 

¡¡Felices fiestas a todos!!

Espero que Papá Noel haya bajado por la chimenea cargadito de libros. En mi casa ha sido así; ¡siempre acierta!

El nuevo cómic de Maestra de pueblo, Estado civil: opositora, ha llegado para mi hermana, que tiene el mismo estado civil ahora mismo 🙂 Lo cual no quita para que yo se lo pida prestado…

Los besos en el pan (Almudena Grandes) es un libro que acabo de terminar y que me ha encantado. Creía que eran relatos, pero me he llevado una sorpresa muy positiva que explicaré en la reseña.

El invierno más oscuro (Alice Lovelace) es una novela rodeada de misterio: el nombre de la autora es un pseudónimo, y conoceremos su verdadera identidad después de las fiestas… ¿Quién será?

Los inmortales (Chloe Benjamin): llevo viéndolo en blogs una temporada y tengo la sensación de que me va a gustar.

Los pacientes del doctor García (Almudena Grandes): No he empezado a leer los Episodios de una guerra interminable, pero he ido comprando todos los libros para cuando llegue el día (manías lectoras, ¿os es familiar?).

Las hijas del capitán (María Dueñas) no podía faltar, casi por costumbre, igual que La hija del relojero (Kate Morton). Mi abuela y yo somos fans de estas autoras, y teníamos ganas de leer sus nuevas novelas.

*****

Pocas cosas hacen más ilusión que tener nuevas lecturas para las fiestas. Feliz Navidad.

Para el Readathon de octubre, y para cada Readathon en realidad, voy a la biblioteca a buscar libros con una característica: que sean cortos. No me importa el género o el autor, y la mayoría son siempre libros de los que nunca había oído hablar, como sucede con este. Solo me permito leer por encima la sinopsis para descartar alguno, pero pocas veces sucede que lo vuelva a dejar en el estante. Y todo por la dopamina que secreta el cerebro cada vez que terminas un libro durante el Readathon; es tal el subidón que, siendo una lectora bastante lenta, me aprovisiono de novelas cortas para terminar el mayor número de libros posible en esas 24 horas.

En La desparición nos encontramos con una pareja joven, Rex y Saskia, que viajan en coche para pasar unos días de vacaciones en la playa. En una parada en una gasolinera, Saskia entra en la tienda para comprar un par de refrescos y desaparece. Sin más. Transcurridos ocho años, Rex está rehaciendo su vida, pero cada día piensa en Saskia y en lo que daría por conocer qué pasó.

Lo primero que he de decir es que no me gustan particularmente las novelas cortas, pero esta es perfecta de principio a fin: no le sobra nada, tiene un estilo sencillo y directo, y acaba con un final que deja al lector agonizante.

Me ha encantado, sobre todo, la primera parte en la que nos da a conocer a los dos jóvenes que están al comienzo de su noviazgo y está plagado de detalles que Rex narra sobre Saskia, detalles que harán esa desaparición aún más dolorosa. Después, en la segunda parte, nos presenta al criminal que rapta a la chica. Es una persona normal que un buen día deja de serlo y comienza a perpretar un crimen que ni él mismo sabe si cometerá. Y junto a él te das cuenta de que es tán fácil hacer lo que él va a hacer, que te dan escalofríos.

Por último, hacia el final del libro volvemos a Rex. Han transcurrido ocho años y está pensando en casarse con su nueva pareja aunque nunca ha dejado de pensar en Saskia, y es que yo creo que las desapariciones son la peor experiencia que uno puede tener: ese no saber, tener la eterna duda de si la otra persona sigue con vida… Debe de ser agotador. Aquí se nos plantea la pregunta sobre qué estaríamos dispuestos a dar por conocer la respuesta, por conocer la verdad.

Espero haberos despertado la curiosidad por el libro. Al parecer, fue bastante popular en su momento, y he leído que se hizo una película basada en él, pero yo ni siquiera conocía el nombre del autor, Tim Krabbé, del que estoy segura, leeré más novelas.

¿Quieres saber qué le sucedió a Saskia?

Título: La desaparición
Autor: Tim Krabbé
Editorial: Salamandra
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-7888-917-4
Páginas: 110
Precio: 12,50 €

 

Hubo una época en la que leí muchos libros de esta autora, hasta llegar al punto de la saturación. Tiene novelas muy buenas, y otras que se leen rápido, pero ni fu ni fa, y llega un momento en que tanta exuberancia resulta excesiva para el común de los lectores. Por todo ello, habían pasado cinco años sin que me apeteciera volver a leer a “la Nothomb” hasta que hace unos días acompañé a mi madre a la biblioteca a por un libro suyo para un club de lectura al que se ha apuntado, y decidí llevarme yo otro.

Viaje de invierno, para mí, es uno de esos libros que no han llegado a calarme. Como es habitual en la autora, empieza cogiéndote del cuello al descubrir en las primeras líneas que el protagonista y narrador se dispone a secuestrar un avión y estrellarlo, no porque sea un terrorista al uso, sino porque está harto de todo. Vamos, lo que quiero decir es que no lo hará por un supuesto dios todopoderoso, sino porque se enamoró de una mujer y sus expectativas acerca de la relación no se colmaron, aun sabiendo cuáles eran “las reglas” de antemano.

Aparte de algunas reflexiones interesantes sobre el amor, la historia de la relación de este hombre con Astrolabio (sí, la muchacha se llama así) consiste en una serie de excentricidades que parece que la autora añade al relato para rellenar, sin aportar nada a la trama. Hay capítulos que, siendo cortos, se te hacen interminables y, lo peor, aburridos. Mucha retórica para completar una novela corta con un buen principio y un buen final, pero con poco que aportar entre medias y que no dejará poso en el lector.

Título: Viaje de invierno
Autor: Amélie Nothomb
Editorial: Anagrama
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-339-7557-7
Páginas: 128
Precio: 13,00 €

Este mes me ha llegado un pedido de Popular Libros y un regalito de Belén, así que voy a aprovechar para enseñarlos todos juntos:

Por encima de la lluvia (Víctor del Árbol): de este autor tengo varios libros aunque, curiosamente, solo he leído uno que saqué en su momento de la biblioteca, pero me gustó tanto como para ir recopilando el resto de su bibliografía, que espero leer cuando esté mentalmente preparada para ello (menudas historias las de este hombre…).

Back when we were grownups (Anne Tyler): justo cuando terminé de leer El hombre que dijo adiós me llegó este regalito. Me apetece seguir leyendo a la autora.

4 3 2 1 (Paul Auster): más que para mí, este es para Mork, pero espero leerlo yo también (si lo suelta, cosa difícil).

La ciudad de los espejos (Justin Cronin): antes del verano releí El pasaje y leí Los doce, y quiero terminar la trilogía antes de que termine el año para ir abriendo boca para la serie de televisión, que no pienso perderme.

*****

Y estos son mis nuevos tesoritos. Tengo muchas ganas de leerlos todos, así que toca despejar la agenda, que hay mucha lectura por delante.

Entre la mudanza mía, de mis padres y de mi hermana, en lo que ha sido un verano intenso, apareció un libro de Nicholas Evans que había leído hace unos años, El hombre que quería ser valiente (reseña), que volvió a su legítimo lugar (mis estanterías). Recuerdo que me encantó, aunque ya no me acuerde de todos los detalles de la historia, y me apeteció curiosear por la biblioteca en busca de más libros de este autor. Voy a designar la biblioteca como mi segunda residencia ya que últimamente paso mucho tiempo allí, buscando algo y nada en concreto, y llevándome a casa libros de los que acabo prendada.

A través del fuego tiene una estructura peculiar porque el autor va centrando el protagonismo de la historia primero sobre unos personajes y luego sobre otros, y hace que te sientas un poco perdido como lector al salirse así de la norma, aunque el conjunto me ha encantado, y he encontrado la sucesión totalmente justificada, teniendo en cuenta el devenir de la historia.

El primer personaje que nos presenta es Skye, una chica con problemas familiares que, tratando de huir de ellos, se encuentra con otros mucho peores. Por otra parte, tenemos a Ed y Connor, dos amigos que se conocieron trabajando durante un verano como bomberos paracaidistas en las campañas contra incendios forestales y que, desde entonces, no han dejado de presentarse todos los años para apagar los incendios de los bosques de Montana. No obstante, este año será diferente, porque Ed va a traerse a su nueva pareja, Julia, que trabajará en la zona como monitora de campamento para chavales problemáticos internados en centros de menores.

Desgraciadamente, un incendio devastador cambiará la vida de estos cuatro personajes en lo que tarda el viento de Montana en avivarse tras un largo y seco día del verano. Después de una gran catástrofe inimaginable para ninguno de ellos, pasaremos a tener como protagonistas principales a Ed y a Julia, y Connor estará en un segundo plano hasta el final de la novela. Esto no solo ocurre a nivel narrativo, sino que por diversas circunstancias, se aleja también de su mejor amigo.

Es un libro que me ha entusiasmado, ya que tiene una mezcla de elementos que me suelen gustar muchísimo: una historia de amor, un poco de drama y aventuras, tanto por el trabajo de los chicos protagonistas como bomberos paracaidistas como después el de Connor como fotógrafo de guerra. Trata, además, muchos temas: la invalidez de una persona joven, los sentimientos de culpa ante algo que sucedió de forma inevitable, las zonas de guerra y cómo lo viven los niños más vulnerables…  Además, la mayor parte de la historia se ambienta en Montana, que para mí es un género en sí mismo, y de mis favoritos.

Quizás tenga una pega, y es esta deriva de la historia, cambiando de punto de vista y de temática, que hace que te cueste meterte en ella cuando cambia, pero lo cierto es que lo he disfrutado muchísimo de esta historia, como veis. Nicholas Evans es un autor que, a día de hoy, tengo en un pedestal.

Título: A través del fuego
Autor: Nicholas Evans
Editorial: Debolsillo
ISBN: 978-84-9759-896-5
Páginas: 500
Precio: 8,95 €

Artículos anteriores »