Feed de
Artículos
Comentarios

Mujercitas (Louisa May Alcott): Al finalizar el curso académico, si he aprobado todas las asignaturas, me premio con algún libro un poco especial que me apetezca leer. Este año ha sido esta edición conmemorativa del 150 aniversario de Mujercitas, que es una edición ilustrada. Tengo muchas ganas de leer esta novela, pues no recuerdo haberla leído el libro tal y como es; quizás alguna versión edulcorada y resumida para niños, pero nunca la novela entera.

Alcoba azul y otras historias (Rosamunde Pilcher): es de mis autoras favoritas, y he visto algunos que vendían algunos de sus libros junto con revistas “para chicas”, así que aprovechado para rebuscar un poco entre las pilas de revistas y hacerme con este libro de la autora, que no lo tenía.

Cuando fuimos huérfanos (Kazuo Ishiguro): ha sido un regalo de la Feria del libro antiguo de León, que tuvo lugar en octubre, y por la que he pasado más de una vez para pecar sin remedio ni arrepentimiento… Además, Ishiguro es un autor que me encanta, aunque sus historias sean melancólicas (o quizás por eso mismo…).

Estos son solo los libros que se quedan, pero tengo muchos otros de la biblioteca que son lecturas “obligatorias” para una asignatura de Literatura medieval inglesa que estoy cursando. Aún no he decidido si enseñarlos por aquí; sé que pocos los encontrarán interesantes, pero también es cierto que publico para mí, para saber qué leo y cuándo lo leo, así que puede que me anime. Además, son lecturas que, en contra de lo esperado, estoy disfrutando muchísimo (por cierto, esto se está convirtiendo en una costumbre y no seré yo quien se queje).

Bueno, espero no acumular demasiados libros ahora que se acercan las navidades, porque los he contado uno a uno en las estanterías de casa y tengo 300 (¡trescientos!) libros pendientes. Espero tomar ejemplo de algunos amigos blogueros y proponerme bajar la lista de pendientes antes de seguir comprando y saqueando bibliotecas.

¡Nos leemos!

 

Pocas veces he sentido tanto rechazo a empezar una lectura como la que se me presentaba en septiembre con el grupo de whasapp donde, tras la pertinente votación, salió ganador un clásico moderno sobre nobles sicilianos, reformas sociales y, en fin, historia italiana que auguraba, desde mi punto de vista, el más absoluto aburrimiento.

No obstante, después de los regalitos que Marisa (el origen de la propuesta) nos envió con motivo de la lectura conjunta, no tuve más remedio que resignarme a leer El Gatopardo, la única obra de ficción de Tomasi Di Lampedusa. Y, amigos, tengo que admitir que he caído rendida ante esta historia que nos habla del fin de una época: la he encontrado magistralmente narrada y un deleite de principio a fin.

La novela transcurre a mitad del siglo XIX, cuando los nobles comienzan a ver amenazados no solo sus privilegios y su patrimonio, sino la esencia de su modo de vida. Nuestro protagonista es Don Fabrizio, un príncipe siciliano que asiste impertérrito al desarrollo de los acontecimientos políticos mientras despacha asuntos familiares que requieren toda su atención: el futuro de su sobrino y protegido Tancredi, las opciones de boda para sus hijas, el buen mantenimiento de sus varias residencias para cada estación y los preparativos para las innumerables visitas sociales… Don Fabrizio es un personaje caracterizado tan al detalle que el lector casi puede llegar a tocarlo; es un hombretón fuerte, decidido, y que sabe adaptarse y sacar lo mejor de las circunstancias, incluso cuando eso requiere recibir a los nuevos burgueses adinerados que seguro le igualan en capital y propiedades, pero que nunca llegarán siquiera a rozar el estilo, los modales y la oratoria de la clase noble a la que nuestro protagonista pertenece. A la vez, el príncipe es un hombre cándido y sensible; un hombre que sabe hacerse cercano para los demás y al que el lector acabará adorando.

Las descripciones de los escenarios y personajes, sus gestos y diálogos, y lo que el príncipe deduce ante todo ello, son embriagadores. No han sido del gusto de todos los participantes de la lectura conjunta, es cierto, pero yo me he sentido fascinada por ellas y, de hecho, creo que es por esta manera de narrar por la que la novela está considerada como un clásico. La narración cuidada y detallista adereza una historia intemporal: los cambios en un sociedad que se había mantenido imperturbable durante siglos; los nuevos ideales que se abren paso en los corazones de los hombres, y que es el reflejo de los acontecimientos que perturban a Don Fabrizio en lo cotidiano, ya que también él ha de dar paso a la siguiente generación, tan distinta a la suya, tan poco preparada.

Es la historia de la mortalidad humana y también de clase; de la pérdida del brillo de una generación que lo había ido acumulando por el paso de las décadas, pero que era un brillo auténtico, con raíces profundas que quedarán secas en cuestión de años. Un novelón.

Título: El Gatopardo
Autor: Giuseppe Tomasi Di Lampedusa
Editorial: Anagrama
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-339-8030-4
Páginas: 326
Precio: 20,90 €

Un amor que destruye ciudades comienza en Shanghai en los albores de la Seguna Guerra Mundial, cuando una familia venida a menos se prepara para que una de sus hijas conozca a un próspero empresario, con la intención poco disimulada de conseguir una buena boda. No obstante, y para sorpresa de todos, no es la hija, sino Liusu, una de las hermanas del cabeza de familia, divorciada, nada menos, y ya en la treintena, la que consigue la atención de este enigmático hombre.

Liusu, esperanzada por la impresión de que este joven, Fan Liuyuan, está interesado en ella, decide romper con una familia que solo la ha acogido por obligación y que ni siquiera disimula ya su fastidio y rencor, y viaja a Hong Kong. Allí los dos tienen la posibilidad de conocerse mejor y Liuyuan, al que desean todas las jóvenes casaderas de la alta sociedad, se termina enamorando de una mujer interesante, experimentada y con carácter para asombro del resto de los personajes, aunque no del lector.

En comparación con las fuerzas del mundo, los seres humanos somos insignificantes. Aun así, nos empeñamos en decir: «Me quedaré contigo para siempre, no nos separaremos jamás en la vida». ¡Como si fuera algo que pudiéramos decidir!

La historia es romántica, como veis, pero el hecho de que venga de una cultura tan distinta a la nuestra hace que ese romanticismo se quede solo en las palabras del texto y no llegue a empapar al lector como lo haría otra novela cualquiera de una cultura más afín a la nuestra.

En ese momento, Liusu lamentaba tener a Liuyuan a su lado: una persona con dos cuerpos corre el doble de peligro.

Hay que considerar también que estamos ante un relato, que todo pasa relativamente rápido, y que muchas de las imágenes y conversaciones de algunas escenas tienen un significado difícil de descrifrar en el contexto del cortejo de los personajes.

Por otra parte, la guerra, que estalla de repente en Hong Kong, es el elemento que le sirve de título, pero me pareció un atrezzo bastante prescindible dentro del libro; irrelevante y totalmente innecesario para justificar este romance.

Quizás no haya sabido saborearlo como se merece pero, a veces, la distancia cultural es insalvable. Me quedo tan solo con algunas frases apuntadas, y con la satisfacción de haber conocido una autora nueva, Eileen Chang, cuyas novelas se han comenzado a publicar en español recientemente.

Título: Un amor que destruye cuidades
Autora: Eileen Chang
Editorial: Libros del Asteroide
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-16213-70-2
Páginas: 128
Precio: 17,95 €

¿Os gustaría convertiros en la más bella de las mujeres? Si la respuesta es afirmativa, quizás deberíais leer esta novela gráfica antes de que un hada se os aparezca y os conceda el deseo…

Es exactamente lo que le ocurre a Hedionda, una muchacha repudiada por su aspecto que, tras salvar a un hada de un encantamiento que la mantenía cautiva, ve concedido su deseo de ser la mujer más bella. Belleza es ahora su nombre y el título de esta fábula, en la que las desgracias se suceden debido al don de la protagonista, que pasa a ser su peor pesadilla al darse cuenta de que deja tras de sí un reguero de asesinatos e incluso grandes guerras provocadas por caballeros y reyes que la codician como trofeo.

Quizás le pondría una única pega, y es que en algún momento da la impresión de que se ha intentado alargar demasiado la historia que, sin llegar a hacerse pesado como tal, sí que deja en el lector la sensación de que hubiera quedado perfecto de haber sido más conciso. Pero ojo, eso no quita para que se lea con gusto.

Es un cuento trágico con final feliz; me han gustado especialmente las ilustraciones a dos tintas, negra y amarilla, que confieren a los dibujos un efecto moderno y clásico al mismo tiempo. El estilo de los dibujantes también me ha encantado; los dibujos son preciosos. Juzgad vosotros:

Cuento en mi haber lector con varias novelas gráficas de Astiberri, y esta es una de las que más me ha gustado. Además, los ilustradores del libro, tras el pseudónimo de Kerascoët, son una pareja que han escrito e ilustrado otros cómics muy interesantes y que seguro acabaré leyendo, como Todos con Vanesa o Preciosa oscuridad. Tentadores, ¿verdad?

Título: Belleza
Guion: Hubert
Ilustraciones: Kerascoët
Editorial: Astiberri
Encuadernación: Tapa dura, formato grande
ISBN: 978-84-16880-55-3
Páginas 160

Al abrir un libro de Baricco uno sabe que se encontrará una historia cuanto menos peculiar, inquietante y, sobre todo, llena de incógnitas. Sin sangre no es una excepción.

Escrita en dos actos, al comienzo relata un episodio sangriento que tiene lugar al terminar una guerra anónima. Unos hombres, movidos por una venganza también anónima, llevan a cabo una matanza en una granja. Y en el medio del horror nos encontramos con una imagen hermosa: la de una niña escondida en un agujero del sótano, quieta y silenciosa.

El segundo acto tiene lugar décadas después, en lo que ya es otro mundo muy distinto de aquel infierno de la granja; la guerra es ya un recuerdo lejano. Dos de los protagonistas del primer acto se reencontrarán, en un ejercicio del autor para juntar dos vidas que vuelven al punto de partida, a lo que las definió en el pasado, y que será lo que les defina para siempre.

Entonces pensó que, por mucho que la vida sea incomprensible, probablemente la atravesamos con el único deseo de regresar al infierno que nos creó, y de habitar en el mismo junto a quien, en una ocasión, nos salvó de aquel infierno. Intentó preguntarse de dónde procedía esa absurda fidelidad al horror, pero descubrió que no tenía respuestas. Sólo comprendía que nada es más fuerte que ese instinto de volver donde nos desgarraron, y de seguir repitiendo ese instante años y años. Pensando tan sólo que quien nos salvó en una ocasión puede despues hacerlo para siempre. En un largo infierno idéntico a aquel del que venimos.

En fin, es uno de esos libros cuyo argumento no puede explicarse sin más en una reseña; uno tiene que leerlo y sacar sus propias conclusiones. Baricco no será mi autor predilecto, pero siempre nos deja reflexiones interesantes en sus historias.

Título: Sin sangre
Autor: Alessandro Baricco
Editorial: Anagrama
Encuadernación: Bolsillo
ISBN: 978-84-339-7702-1
Páginas: 112
Precio: 7,90 €

De Julian Barnes solo había leído Niveles de vida, un libro de no ficción en el que el autor trata, entre otros temas, la muerte de su mujer, pero nunca me había adentrado en ninguna de sus novelas, que estoy ahora leyendo con una mezcla a partes iguales de placer y avidez – antes de terminar El sentido de un final ya había empezado La única historia.

El relato se adentra en la amistad entre Tony, el narrador, y un amigo de su juventud, Adrian, rememorando en la primera parte de la novela los años de instituto en los que trataban de encontrar el sentido de la vida a través de un suceso que en aquella época les marcó: el suicidio de uno de sus compañeros de clase. Las personalidades de ambos jóvenes son muy dispares: Tony es un chico con poca iniciativa mientras que Adrian es mucho más carismático y, a pesar de ser el chico nuevo del colegio, no tarda en destacar entre su grupo de amigos. Es un grupo compacto, con los mismos intereses, con la misma visión de la vida, y que solo se disolverá cuando lleguen los años de universidad y los kilómetros de distancia les hagan perder el contacto.

Enseguida descubrimos el motivo de Tony para contarnos toda esta historia ahora, después de varias décadas, y es que la madre de una antigua novia ha muerto y, en su testamento, la mujer le ha legado un documento que le obligará a viajar al pasado. Y precisamente este es el tema central de la novela: los recuerdos que uno alberga y cómo los adornamos a lo largo de los años, reescribiendo la historia para nosotros mismos y para aquel que la quiera conocer.

¿Cuántas veces contamos la historia de nuestra vida? ¿Cuántas veces la adaptamos, la embellecemos, introducimos astutos cortes? Y cuanto más se alarga la vida, menos personas nos rodean para rebatir nuestro relato, para recordarnos que nuestra vida no es nuestra, sino sólo la historia que hemos contado de ella. Contado a otros, pero sobre todo a nosotros mismos.

El sentido de un final merece un hueco entre vuestras lecturas por las reflexiones del protagonista sobre el pasado y cómo sobrevivimos a él, pero también por la maestría con la que entreteje distintas épocas de la vida de Tony en pequeñas dosis dentro del mismo párrafo, de la misma página; sin capítulos pero con gran fluidez, y manteniendo la curiosidad del lector por ese testamento, ese legado, ese pasado y ese presente.

Una lectura de diez.

Os dejo la información de la edición de bolsillo:

Título: El sentido de un final
Autor: Julian Barnes
Editorial Anagrama
Encuadernación: Bolsillo
ISBN: 978-84-339-7737-3
Páginas: 192
Precio: 8,90 €

Puedo asegurar que se siente una pizca de culpabilidad al escribir una crítica negativa de un libro con un título tan evocador para cualquier lector que se precie, pero lo cierto es que El amor y la lectura ha sido una pequeña decepción; pequeña por tener apenas cien páginas, pero una decepción al fin y al cabo.

La historia es un romance simplón escrito para atraer a los amantes de los libros: en el día del Libro (San Jordi), una madre acude a una librería para levantarle el ánimo a su hijo, recién divorciado, y a quien “no le gusta leer”. La librera, que acaba de abrir la librería con la que siempre había soñado tras haber perdido un trabajo que no la llenaba, le recomienda El principito. Nuestro futuro lector intenta cambiar el libro pero no lo conseguirá, primero porque descubre que la librera le hace tilín y, después, porque cambia de parecer cuando ella le explica que no es un libro infantil y que está repleto de enseñanzas para la vida.

Comienza así un romance lleno de citas de libros de autoayuda; un extraño giro argumental en el que la pareja rompe momentáneamente relaciones, supongo que para añadir un poco de emoción a una historia que no tiene ninguna; y un final feliz, como era de esperar.

En fin, me parece que es un libro que pretende tentar a amantes de los libros, en especial a lectoras, que rompen con su vida para perseguir sus sueños librescos, que pueden cambiar la vida de sus amados a través de sus expertas recomendaciones literarias, pero que se queda en un relato demasiado simple y fácil de olvidar. Eso sí, reconozco que la portada queda preciosa en las fotos de bookstagram.

Título: El amor y la lectura
Autor: Sílvia Tarragó
Editorial Comanegra
Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-17188-38-2
Páginas: 104
Precio: 14,50 €

Seguro que a estas alturas todos conocéis a Moderna de Pueblo. Yo solo he leído Los capullos no regalan flores, que me gustó muchísimo, y tenía muchas ganas de leer el nuevo, Idiotizadas.

En esta novela gráfica, Moderna detalla los valores tradicionalmente machistas con los que teníamos que vivir las mujeres, y el cambio que se está produciendo en nuestra generación.

Repasa los “cuentos de hadas” a través de sus amigas y de su propia madre, y nos regala viñetas sobre depilación; cánones de belleza; hijos vs. vida laboral; la cantidad de hombres exacta con los que puedes ir a la cama sin que te llamen zorra, pero tampoco mojigata, etc.

Como siempre, Moderna lo cuenta de manera desternillante, y tiene detalles que son un puntazo. El problema viene cuando te paras a pensar en que todo lo que cuenta es verdad, y que no todas tenemos la fuerza interior y la confianza en nosotras mismas para que nos deje de importar lo que digan los demás. Aunque he de reconocer que libros como estos ayudan, y mucho.

Espero que leáis a Moderna, que siempre da en el clavo.

Reseña de Los capullos no regalan flores.

Título: Idiotizadas
Autor: Moderna de Pueblo
Editorial: Zenith
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Páginas: 160
Precio: 14,90 €

Imaginaos entrar en una librería y descubrir un relato nuevo de Zweig. Ahora imaginad que una amiga muy querida coge un ejemplar, lo compra, y te lo regala.

La colección invisible es, como no podía ser de otra manera, una pequeña joya. Tras la I Guerra Mundial un anticuario en horas bajas se interesa por una colección de arte de un antiguo cliente, y lo que viene a continuación es una pequeña historia que nos dejará sumidos en la melancolía.

El lector nunca sale indemne tras leer a Zweig, pero esto no es impedimento para adentrarse en este relato, triste y conmovedor. Espero que lo leáis.

Título: La colección invisible
Autor: Stefan Zweig
Editorial: Olañeta
Páginas: 75
Precio: 7,00 €

¡Feliz día del libro a todos!

Aunque aquí es el día de la Comunidad (autónoma) y no se celebra el día del libro, hoy es día de fiesta y me ha apetecido preparar un café literario para que paséis a cotillear entre los libros han pasado a formar parte de mi biblioteca durante los últimos meses.

Empezamos por Los asquerosos (Santiago Lorenzo). Fue una compra de esas caprichosas gracias a las recomendaciones de otros blogueros, que han hablado muy bien del libro en las redes sociales. ¡Además, es mi primer Blackie Books!

Rocío (de @cazandoestrellas) sorteó en febrero un ejemplar de Habla de nosotros, una recopilación de relatos, poemas e ilustraciones homenajeando a las personas que luchan en defensa de los animales. ¿Adivináis quién ganó el sorteo?

Además me envió una postal preciosa de unos monitos hecha de madera que creo no podré enviar a nadie porque me chifla.

Estos dos libros han venido ambos de dos visitas a Madrid: El tigre dormido es uno de los pocos libros de Rosamunde Pilcher que me faltan por leer y que, además, está descatalogado, así que se me pegó a la mano en una tienda de segunda mano alucinante que visitamos en febrero. La colección invisible (Stefan Zweig) es uno de esas perlitas en forma de relato de este autor que tanto admiro, y fue un regalo de Loque.

En inglés y de segunda mano, he comprado un par de libros: How green was my valley (Qué verde era mi valle), de Richard Llewellyn, fue una recomendación de Mónica, que no paraba de recomendarlo en twitter y me llevó por el camino del mal. Y nunca mejor dicho, porque cada vez que veo esta portada siento impulsos asesinos… (¿Alguna vez habéis visto una portada tan fea?).

The story keeper (Anna Mazzola) fue un capricho que me di al terminar el Máster; la había visto recomendada por las redes sociales, y me apeteció.

Seguramente os sorprenderéis de ver este último libro. Estoy matriculada en un club de cultura de la UNED y cada trimestre nos dan a elegir dos libros para leer y reseñar (a cambio nos dan medio crédito ECTS). Estre trimestre, con el motivo del 50º aniversario de la llegada del hombre la la Luna, uno de los recomendados ha sido La carrera espacial, de Ricardo Artola, y por eso lo he sacado de la biblioteca. Por cierto, que en la biblioteca pública nos han regalado esta bolsa de tela que veis en las fotos acompañando a los libros, con motivo del día del libro. ¿No es una monada?

*****

Y estas han sido mis modestas adquisiciones. Como os comenté, no he podido comprar nada hoy, pero me guardo algunas recomendaciones vuestras que he ido apuntando a lo largo del día para cuando llegue la feria del libro, que no tardará.

Espero que hayáis disfrutado de nuestro día, lectores.

Artículos anteriores »