Feed de
Artículos
Comentarios

Hemos tenido un finde con niebla y lluvia en el reino, y lo he aprovechado al máximo estrenando algunos troqueles navideños, que luego se me vienen las fiestas encima. Estuve haciendo estas tarjetas navideñas “en directo” en el Instagram, y quería aprovechar para agradecer a los que me acompañasteis en tan ardua tarea.

Y lo prometido es deuda, así que os propongo un sorteo.

Este viernes, 30 de octubre, voy a sortear dos tarjetas navideñas con sus respectivos sobres para los suscriptores de mi Newsletter.

Instrucciones:

Si ya estás suscrito, no hace falta que hagas nada más; el viernes recibirás un email para entrar en el sorteo y tan solo habrás de responderlo diciendo que participas.

Si no estás suscrito a la Newsletter, suscríbete aquí antes del viernes. Tras suscribirte, recibirás un email para confirmar tu dirección de correo y, como en el caso anterior, el viernes te llegará el email para participar en el sorteo. Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Así de fácil. Espero que os animéis a participar.

Por cierto, tengo otros troqueles por estrenar y es posible que en las próximas semanas haya más sorteos 😉

De momento, mucha suerte a todos.

Si me preguntaran qué tipo de novela es Canciones de amor a quemarropa diría que es la gran novela americana.

Se trata de una novela coral que nos presenta a cinco personajes de un pueblo remoto, aunque ficticio, del Medio Oeste americano: Little Wing, Wisconsin. Son amigos desde la infancia y ahora, en la treintena, cada uno representa los diferentes caminos en los que se va bifurcando la vida. Pero, lejos de caer en estereotipos, nos encontramos con unos personajes auténticos, con sueños, miedos, éxitos y fracasos, y unidos por esa lealtad genuina que solo florece cuando la amistad tiene raíces bien sólidas.

Henry y Beth se casaron jóvenes y trabajan en la granja que Henry heredó de sus padres. Ligados a la tierra y a sus ritmos regulares, ellos son los pilares que sustentan el grupo. Sus amigos saben adónde ir cuando les necesitan porque Henry y Beth se encuentran irremediablemente atados por las horas de ordeño y las estaciones de siembra y cosecha. A veces sueñan con otros lugares más interesantes que su granja, pero en el fondo son felices aquí; se tienen el uno al otro.

Lee es un músico famoso, con discos de oro, millones de dólares en la cuenta, y giras alrededor del mundo. Y, no obstante, se refugia en Little Wing a componer y escapar de todas las molestias de esa cara B de la popularidad ya que, en el fondo, su lugar se encuentra en la música de los amaneceres, del jukebox del bar, y del sonido del tren que ya ni siquiera hace parada en el pueblo.

También está Kip, el hombre de negocios que se traslada a una gran ciudad para ganarse un nombre, y luego volver a disfrutar de la gloria. Un hombre obsesionado con el éxito que pronto se dará cuenta de que sus amigos no le aprecian por sus logros y que, quizás, sería más feliz si dejara de pensar en sí mismo. Finalmente conoceremos a Ronny, la estrella juvenil de los rodeos, que vivió intensamente en la década anterior pero ahora, debido a un estúpido accidente, navega a la deriva, aunque siempre arropado por sus amigos, que le protegerán hasta que sea capaz de volar de nuevo.

La historia comienza con la boda de Kip y se va desarrollando lentamente, según la voz de cada personaje en su propio capítulo, con visitas al pasado en una gran colección de momentos sobre los que se sustenta esta amistad. Me he quedado prendada tanto de la historia como de la ambientación en este mundo rural americano de hoy.

Afortunadamente, Nickolas Butler tiene otras novelas que me quedan por descubrir (Algo en lo que creer y El corazón de los hombres) y que ya estoy deseando leer, de tanto que me ha gustado Canciones de amor. ¿Me recomendáis alguna de las dos en particular?

Título: Canciones de amor a quemarropa
Autor: Nickolas Butler
Traductor: Marta Alcaraz
Editorial: Libros del Asteroide
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-15625-99-5
Páginas: 336
Precio: 21,95 €

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Destinos literarios es una golosina para cualquier lector: una recopilación de ciudades y lugares donde se desarrollan algunas de las novelas más famosas de la literatura, detallando los hoteles, plazas, puentes o cafeterías de la novela que han perdurado a través de los años; comentando los cambios que ha sufrido una determinada ciudad, y hablando, en general, de la época, del autor, y de la importancia de la ambientación que envuelve en cada novela a sus personajes.

Nos sirve como mini-guía de viaje para aquellos lectores que, ya sea intencionadamente o por azar, visiten un lugar que haya servido de escenario de las grandes novelas que recoge entre sus páginas. La Mancha de Cervantes, el río Misisipi en Las aventuras de Huckleberry Finn, o la Sierra de Guadarrama donde se desarrollan los acontecimientos de Por quién doblan las campanas de Hemingway, por poner algunos ejemplos.

No os engañaré: el libro nos invita también a añadir libros a nuestra lista para leer o releer, con el peligro que esto conlleva… Además, la guinda del pastel la ponen las preciosas ilustraciones de Amy Grimes, con un colorido tan cautivador que hacen de la lectura un auténtico placer. Os dejo algunos ejemplos:

Así que, ¡tened cuidado! Este libro puede agravar peligrosamente las ansias de viajar y conocer nuevos lugares, y no hace falta que os recuerde sus efectos sobre la lista de lecturas pendientes.

Título: Destinos literarios
Autora: Sarah Baxter
Ilustradora: Amy Grimes
Editorial: Anaya
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-9158-305-9
Páginas: 144
Precio: 19,00 €

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Irmina, la protagonista de esta historia, es una estudiante alemana de intercambio en Londres en los años 30 del siglo pasado. Sus hermanos varones han podido cursar estudios superiores pero no así ella, así que decide viajar al extranjero para aprender inglés y formarse como secretaria y, de paso, vivir en un lugar en el que las mujeres tienen un poco más de libertad.

De la mano de Howard, un estudiante universitario negro, será testigo del racismo y la discriminación que la sociedad inglesa despachan al joven, pero se mantendrá firme contra las injusticias, defendiendo a este chico al que se siente tan unida: ambos son extranjeros y trabajan duro para labrarse un futuro mejor. No obstante, la relación terminará inesperadamente: Irmina debe volver a Alemania en vista de la situación política del país, y su vida dará un giro radical cuando decide casarse con un oficial de las SS.

El tema de la novela es este: el cambio que sufre Irmina y, junto a ella, el grueso la sociedad alemana, para dejar que el fascismo, el racismo y el antisemitismo camparan a sus anchas. Y no termina aquí el interés del libro: la autora, Barbara Yelin, se ha basado en la historia de su propia abuela para crear a Irmina. Al parecer, después de su muerte, descubrió cartas, diarios y fotografías que pertenecían a una persona muy distinta de la mujer que su familia había conocido, aquella que se casó con un nazi y apoyó al régimen de Hitler. Además, tiene una parte final en la que volvemos a ver a Howard, provocando un profundo impacto en el lector, testigo de la divergencia que las vidas de ambos personajes tomaron.

En definitiva, una buena historia que bien podría haberse desarrollado como Yelin lo imaginó y que, desde luego, es la historia de miles de personas anónimas que vivieron en aquella época y lugar.

La autora tiene otro libro en español que me llama mucho la atención: se titula Veneno y cuenta la historia de un personaje real, Gesche Margarethe Gottfried, llamada “el ángel de la muerte de Bremen”, que envenenó a 15 personas en el siglo XIX. Os pica la curiosidad, ¿verdad?

Título: Irmina
Autor: Barbara Yelin
Editorial: Astiberri
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-17575-23-6
Páginas: 288
Precio: 27,00

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Nicholas Sparks es una de mis debilidades, tanto literarias como cinematográficas, y confieso que en ocasiones utilizo sus novelas románticas —o las películas basadas en ellas— para darme una panzada de suspiros, nudos en la garganta, lágrimas y mocos. El pack completo, vaya.

Querido John me ha comenzado decepcionando, pues el título me había hecho imaginar una novela epistolar, que tanto me gustan, pero ha sido un disgusto momentáneo porque enseguida me he metido en la historia de John y Savannah (ah, me encanta este nombre) y, además, hay algunas cartas en la novela.

La historia comienza cuando John, un joven militar destinado en Alemania que está pasando unos días de permiso en casa, conoce a Savannah en la playa. La pareja no tiene mucho en común, pero se sienten a gusto en compañía del otro y pronto surge el amor. El problema es que tienen todas las papeletas para que su relación no pase de romance de verano porque él debe volver a Europa y ella a la universidad, pero deciden luchar contra corriente y mantenerse en contacto mediante cartas de amor y llamadas constantes.

Aparte del final agridulce, de los de nudito en la garganta y esa cosa que se te mete en el ojo, me gustaría comentaros un par de detalles que me han llamado la atención. El primero, y es una constante en los libros del autor que he leído, es que historia está contada desde el punto de vista de John, y creo que aquí radica el atractivo de las novelas de Sparks: ese narrador masculino, tan poco común en una novela romántica.

Y el otro detalle del que os quería hablar es una referencia cultural que se me pasó por alto en la lectura, por ser desconocida para mí, pero que por casualidad me la explicó otro libro que leí justo después. Al parecer, en el Reino Unido y en Estados Unidos, las “Dear John letters” (“cartas Querido John” ¿?) son cartas que una mujer envía a su pareja para romper la relación, generalmente porque se ha enamorado de otra persona. Tienen su origen en la II Guerra Mundial, cuando las parejas se rompían por la distancia, el miedo y el tiempo; y era motivo de preocupación para aquellos jóvenes que se encontraban tan lejos de sus casas, el recibir una dear John letter y sentir su vida anterior aún más lejana; verse aún más abandonados. Así, un lector de habla inglesa habría captado la doble intención del autor al elegir el título, mientras que para mí es un título cualquiera, adecuado para un libro en el que un tal John recibe cartas… ¿Alguien conocía esto? Decidme que no soy la única.

Ahora me imagino leyendo la novela de nuevo, con la idea de una dear John letter por venir, y pienso que hubiera sido difícil pensar que una pareja tan tierna podría acabar así, con la carta de rechazo de una protagonista que ha sido tan dulce a lo largo de la historia. Las tramas secundarias y sus personajes le han dado también un punto especial a la historia, sobre todo lo que rodea al padre de John, y concluyo en que ha sido una lectura muy agradable.

Al terminar la novela he visto la película y, sí, es fiel al libro (tiene dos finales alternativos; uno es el del libro), pero no es lo mismo…

Título: Querido John
Autor: Nicholas Sparks
Editorial: Roca Bolsillo
Encuadernación: Bolsillo
ISBN: 978-84-92833-50-4
Páginas 320
Precio: 11,95 €

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Miedo, de Stefan Zweig

Miedo es una de las novelas cortas de Stefan Zweig que desconocía y descubrí, por azar, en la biblioteca donde veraneo (sí, esa en la que aún puedes entrar y rebuscar entre las estanterías. ¿Os acordáis de aquellos maravillosos momentos entre libros?).

En uno de los encuentros con su amante, Irene es descubierta y chantajeada por una mujer de una clase social inferior. Asustada, Irene compra su silencio, pero la mujer se dedicará a partir de entonces a perseguirla en sus paseos, exigiendo cada vez más más dinero.

Comienza así una montaña rusa emocional que nos llevará desde la ira a la desesperación. ¿Debería confesar y acabar así con el chantaje, corriendo el riesgo de romper su matrimonio? En varias ocasiones lo intenta, pero la vergüenza y la humillación embargan a Irene, y son sentimientos tan poderosos que, incluso frente a un marido atento y comprensivo, ganan la partida.

El miedo a la chantajista, junto con el miedo a perder la vida burguesa que tanto placer le causaba a Irene es el hilo conductor de esta historia que nos deleita con un final sorpresivo después de habernos dejado exhaustos por todas las emociones vividas a lo largo de la novelita. Como es habitual, muy recomendable.

Título: Miedo
Autor: Stefan Zweig
Editorial: Acantilado
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-16748-96-9
Páginas: 145
Precio: 12 €

Adentrarse en una novela de Almudena Grandes siempre es una tarea exigente para el lector, que sabe que le va a absorber de lleno y que no saldrá siendo el mismo al terminar la lectura. Yo incluso sueño con las palabras y las páginas de sus libros, que van pasando según avanza la noche.

En esta ocasión, la autora se embarca en una serie de novelas sobre la guerra civil española que cuentan un pequeño evento histórico, quizás no demasiado conocido, que adereza con sus siempre magistrales personajes ficticios. Inés y la alegría toma como referencia la invasión del Valle de Arán por la Unión Nacional Española en el año 1944, en plena dictadura franquista.

La novela está dividida en dos partes: tenemos capítulos relatando los acontecimientos que mueven a los personajes históricos reales, centrados en los dirigentes del PCE en el exilio, y que serán la base sobre la que se sustenta la verdadera historia de la novela, la historia de Inés. Esta comienza mucho antes de la guerra y nos presenta a una joven de buena familia que, por azar, acaba sola en Madrid cuando se produce el levantamiento militar. Inés nunca antes se había interesado por la política y, no obstante, acaba siendo una ferviente defensora de la causa republicana que pone a su disposición todos los medios a su alcance, sin darse cuenta de que esto acabará enfrentándola con su familia y, en particular, con su hermano. Inés acabará en una cárcel de mujeres primero, y en un convento después, hasta que La Pirenaica le devuelve la esperanza.

Como siempre, la prosa es casi tan importante como la historia. La de Inés y la alegría es la historia de los españoles exiliados que siguieron adelante en una tierra extraña pero, afortunadamente, juntos; hombres y mujeres que no renunciaron a una nueva vida pero, a la vez, mantuvieron viva la esperanza de volver a sus pueblos, a sus antiguos trabajos como maestros, mineros o médicos… Y que hubieron de esperar décadas para poder hacerlo.

Recomendar las novelas de Almudena Grandes es una obviedad, así que terminaré la reseña deseando solamente que la disfrutéis. A mí me place saber que aún me queda el resto de sus episodios por descubrir.

Título: Inés y la alegría
Colección: Episodios de una Guerra Interminable I
Autora: Almudena Grandes
Editorial: Maxi Tusquets
Encuadernación: Bolsillo
ISBN: 978-84-8383-601-9
Páginas: 736
Precio: 10,95 €

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto.

Así comienza Siempre hemos vivido en el castillo, una novela de misterio con una protagonista muy peculiar, Merricat Blackwood, que vive feliz y segura en su mansión con su hermana mayor Constance y su tío inválido, y que pronto conoceremos íntimamente, pues es ella la que cuenta la historia.

Merricat es la única que sale de la propiedad, dos veces por semana, para hacer la compra en el pueblo y sacar libros de la biblioteca, y es en esta primera vez que salimos con ella cuando se nos presenta todo lo inusual de la historia: con escasas excepciones, los vecinos de los Blackwood les odian y vuelcan sobre la pobre Merricat todo el desprecio que sienten hacia esa familia de clase acomodada que, en su día, les despreciaba a ellos también, haciendo de su periplo por el pueblo una tortura que la joven teme pero capea estoicamente cada vez.

No obstante, el desdén de los vecinos palidece en comparación con el inesperado peligro que se cierne sobre los Blackwood, y es que reciben una visita en absoluto grata de su primo Charles, con el que perdieron el contacto hace años, y que intentará ganarse la confianza de Constance, sabedor de la fortuna que encierra la casa.

Shrirley Jackson crea un personaje embriagador, Merricat, que es una mezcla de timidez extrema y obsesión por proteger a su hermana, aderezado por ese aislamiento social que los Blackwood se han autoimpuesto desde que parte de la familia murió. Nos envuelve una atmósfera opresiva; el propio Charles irrumpiendo en lo que hasta ahora había sido un entorno controlado al milímetro; y Merricat intentando expulsarle de su mundo con los escasos medios a su alcance: enterrando objetos, quebrando espejos, borrando las huellas de Charles.

Es una novela de una sencillez e intensidad difíciles de asimilar. Muy recomendable.

Título: Siempre hemos vivido en el castillo
Autora: Shirley Jackson
Editorial: Minúscula
ISBN: 978-84-945348-6-7
Páginas: 208
Precio: 18,50 €

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Hábitos atómicos fue un bestseller el pasado año en los países de habla inglesa ya que el autor, que llevaba años recopilando información y compartiendo sus ideas en una newsletter, se dedica a enseñarnos dos cosas: cómo introducir en tu vida los hábitos que quieres adquirir, y cómo dejar de hacer aquellos que no quieres seguir teniendo. Además, el título es muy revelador, pues resalta la idea de que los cambios pequeños diarios tienen efectos grandes a lo largo del tiempo, y precisamente es la filosofía de este libro: no intentes grandes gestas todos los días porque no podrás mantenerlas en el tiempo; intenta mejorar un 1%, luego otro 1%, y al final verás resultados. No de la noche a la mañana, pero llegarán, y serán más duraderos.

He utilizado algunas de las estrategias que James Clear propone para un objetivo concreto, y lo voy a usar como ejemplo en esta entrada. Veréis, yo siempre he hecho deporte por las mañanas, pero siempre lo mismo: correr y nadar. Alguna vez había intentado hacer ejercicios nuevos en casa con clases de youtube que me gustaban, pero nunca se convirtió en un hábito. El confinamiento trajo un mundo nuevo lleno de variedad con un montón de vídeos y de clases que hacía mañana y tarde pero, en la nueva normalidad, los he dejado de lado y he vuelto a lo de siempre: deporte solo por la mañana. Además, siendo verano, descarto por completo salir a hacer algo de ejercicio por las tardes, que bastante tengo con sobrevivir a este calor sofocante. Así las cosas, decidí que iría poco a poco estructurand el hábito de “moverme por la tarde” con una rutina de estiramientos de unos 20 minutos diarios. Desde mi punto de vista, los estiramientos cumplen dos funciones: en primer lugar me vienen fenomenal después de varias horas delante del ordenador por la mañana y varias de estudio por la tarde; y, en segundo lugar, me ayudan a establecer ese hábito de que “por la tarde también toca moverse”, aunque adecuándolo a las actuales olas de calor, que no me permiten salir a correr o hacer un circuito de pesas, etc. sin asarme.

Entonces, uso varias estrategias del libro para vencer la pereza y hacer mis estiramientos: después de comer suelo preparar el cotarro para que sea más difícil hacerme la remolona: preparo la colchoneta y la tele en el salón con una lista de reproducción de varios vídeos que he probado y me han ido gustando, con el fin de seguir diferentes monitores y añadir variedad; así, cada vez que paso por el salón tengo un recordatorio visual de lo que tocará hacer más tarde. Además, los hago sobre las 8 de la tarde, cuando termino de estudiar, de tal manera que suponen una recompensa en sí mismos porque me relajan y me vienen fenomenal para la espalda. Sigo también una de las reglas del libro que consiste en no convertir el “no hacer las cosas” en un hábito, que se traduce en que no dejo que pasen dos días seguidos sin estirar. Y, por último, tengo un habit tracker para poner una crucecita los días que hago los estiramientos, y parece una tontería, pero da mucha satisfacción ver que lo vas haciendo de manera consistente.

La explicación parece bastante farragosa, pero realmente todo el proceso me lleva unos 30 segundos que tardo en conectar el ordenador a la televisión y poner la colchoneta en el suelo, y 2 segundos en pintar una cruz en el habit tracker, aparte de los 20 minutos estirando, claro. Mi intención es que, cuando llegue el otoño, no sea difícil cambiar la rutina de estiramientos por otra más movidita, a la misma hora y quizás en el mismo salón de mi casa. Por el momento llevo más de un mes, y a las 8 de la tarde ya noto que el cuerpo me pide levantarme y “hacer algo”.

En fin, sé que no me ha quedado una reseña propiamente dicha, pero el mensaje que quiero transmitir es que es un libro lleno de ideas para que vayas consiguiendo hacer las cosas que quieres sin gastar toda tu fuerza de voluntad por el camino. Me encanta la facilidad de algunas estrategias, que son muy sencillas pero realmente ayudan, así como el mantra de mejorar un poco cada día y no intentar cambiar de vida de la noche a la mañana, lo cual ya sabemos que no suele perdurar en el tiempo.

Muy recomendable 😉

Título: Hábitos atómicos
Autor: James Clear
Editorial: Diana
ISBN: 978-84-18118-03-6
Páginas: 328
Precio: 17,95 €

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Como os comentaba tanto en la última entrada, me he decidido a leer autores negros españoles para el mes temático (#blackhistorymonth) propuesto por Trotalibros, pero me he topado con una barrera inesperada: hay muy poca información sobre estos autores y sus libros, y esto hace difícil encontrarlos…

De mi biblioteca pública, siempre bien surtida, he tomado un par de libros en préstamo, y este es el primero que leo.

Desirée Bela-Lobedde es una mujer más o menos de mi edad, española, y negra; y en su libro Ser mujer negra en España nos ilustra sobre la experiencia que ha supuesto para ella el crecer en este país, que no acepta que una persona negra pueda ser “de aquí”.

En el libro, nos narra su vida desde la infancia, en un pueblo de Barcelona. Habla sobre su paso por un colegio religioso en el que era la única persona negra; las otras compañeras que no veían el color de su piel, sino que simplemente eran niñas compartiendo los primeros años de su vida juntas, como amigas; y los primeros ataques racistas que tuvieron lugar cuando era pequeña: “¡Negra!”, la decían otros niños por la calle, a modo de insulto por ser como era.

Creo que es muy importante leer a un autor de nuestro país, ya no digamos de la misma edad del lector, hablando sobre racismo, porque compartimos muchas referencias culturales que, como no podía ser de otra manera y para sorpresa de nadie, son utilizadas por algunos para atacar a otras personas. Los niños negritos que se mueren de hambre en África, la canción del Colacao, el helado Negrito de Frigo, los conguitos, las canciones de Georgie Dann…  Desirée ha pasado por todo ello desde que era niña.

En la adolescencia nos cuenta que comienza a relacionarse con otras personas negras cuando empieza a salir por Barcelona y descubre que, en ocasiones, otras personas se acercan a ella precisamente por ser negra: un grupo de grafiteros guays del instituto piensan que incluyendo a una negra en su pandilla van a ser todavía más guays y más antisistema; fines de semana con el correspondiente chico que se interesa por ella para probar suerte y ver si “las negras son unas fieras en la cama”; o gente que para su negocio quiera tener trabajando a alguien “exótico”. Al hecho de ser mujer, se le añade el hecho de ser negra.

El libro está dirigido a todo tipo de público, es decir, a personas negras y no negras, y por eso, supongo, dedica la autora tantísimas páginas a contarnos cómo ha llevado el pelo en cada época. Esta parte se me hizo aburridísima, lo confieso. Entiendo que el pelo afro es complicado de cuidar y que los tratamientos para alisarlo o rizarlo son agresivos de por sí, pero hubiera preferido aprender sobre lo complicado que es, en lugar de leer sobre productos, marcas y peluquerías, que es de lo que la autora habla en su blog de belleza, y que detalla también en el libro a lo largo de varios capítulos. Lo que me pareció más interesante es precisamente lo que cuenta de pasada, como es el caso de una ley de Lousiana del siglo XVIII para que las mujeres negras se taparan su pelo por ser sus peinados demasiado llamativos para los hombres blancos; o el tema del blanqueamiento de la piel y los peligros que conlleva para la salud. En fin, creo que el formato libro no casa bien con explicación de productos de belleza porque, si quiero informarme sobre ellos, preferiría leer un blog donde puedo ver imágenes, precios, enlaces a tiendas, vídeos, etc.

Otra de las pegas que le pongo al libro es la cantidad de coletillas dirigiéndose al lector que, de tan abundantes, te sacan de la lectura: “En el siglo XIX, como ya te he contado…“, y diez líneas más abajo: “Por eso, y retomando lo que te estaba explicando antes...” (ambos en la página 139). Son temas de estilo que se hacen bastante repetitivos.

En definitiva, y aunque que el estilo es mejorable, lo que realmente importa del libro es el mensaje y el toque de atención la sociedad en su conjunto, que considero muy necesario.

Título: Ser mujer negra en España
Autor: Desirée Bela-Lobedde
Editorial: Random House
Sello: Plan B
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-17001-65-0
Páginas: 180
Precio: 14,90 €

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email mensual, el primer viernes de cada mes, en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Artículos anteriores »