Feed de
Artículos
Comentarios

Chris fallece en un accidente de tráfico pero en una ruta diferente a la que, en teoría, habría seguido en su supuesto viaje de trabajo, así que Alice, su mujer, dedica el periodo de duelo a resolver este misterio de manera obsesiva. A punto de dar a luz, y con otra niña de 6 años, descubre que Chris visitó una isla antes del accidente que le costó la vida, y se muda allí con una única idea: descubrir si la vida feliz que creía tener ha sido una ilusión.

En una mezcla de humor, drama, y tensión, Daniel Sánchez Arévalo nos arrastra hacia la obsesión de Alice, que dedica todas sus horas de vigilia a sacar a la luz el secreto de Chris mientras comienza ella misma una nueva vida llena de duplicidades, tratando de introducirse en las vidas de los vecinos de la isla que visitó Chris aquella fatídica noche.

Es una de esas novelas que te mantiene en constante tensión, no solo por las ganas de descubrir el misterio, sino por las barbaridades que Alice llega a hacer durante su búsqueda, en una vorágine que impide aflorar cualquier atisbo de sentido común.

He disfrutado muchísimo de esta lectura: es uno de esos libros que quieres terminar pero no quieres que acabe; un libro que vas repasando mentalmente a lo largo del día, deseando que llegue la hora de ponerte a leer. Es muy fácil sentirse identificada con Alice: embarazadísima, viuda de la noche a la mañana, y con un misterio sobre el que se tambalea su vida. Además, el autor hace un trabajo magistral dándonos pequeños caramelos en forma capítulos con escenas aleatorias del futuro, para, expectantes, volver al delirio de Alice por descubrir esa parte del pasado de Chris.

He tenido la sensación de que Sánchez Arévalo se ha divertido jugando con el lector: aprovechándose tanto de nuestra preocupación por Alice como de la curiosidad por el secreto de Chris, nos lleva en círculos por la isla, buscando no sabemos muy bien qué, pero participando en el juego, prestos, para llegar a un final que me ha parecido magistral, y que combina todas las luces y sombras del camino que hemos recorrido junto a Alice.

Una de mis mejores lecturas del año, sin duda.

Dejo los datos de la edición de bolsillo:

Título: La isla de Alice
Autor: Daniel Sánchez Arévalo
Editorial: Booket
Edición de bolsillo
ISBN: 978-84-08-15427-3
Páginas: 624
Precio: 10,95€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Un granjero ha sido hallado muerto en su casa y su mujer, la única sospechosa del crimen, está detenida. El sheriff, el fiscal y el vecino que encontró el cuerpo del señor Wright se encuentran en la casa repasando los hechos, mientras la esposa del sheriff y la vecina de la señora Wright se encargan de recoger algunos efectos personales de la presunta asesina para llevárselos a su celda. Los hombres se afanan por probar la culpabilidad de la mujer pero fallan en encontrar un motivo para este macabro crimen, mientras las mujeres van desvelando detalles solo visibles para el ojo femenino dentro de un espacio doméstico que les es ajeno y, al mismo tiempo, familiar.

Nos encontramos ante un relato ambientado en la cocina de la señora Wright, donde la actitud de las mujeres y los hombres allí presentes es totalmente opuesta: ellas se sienten invasoras de la intimidad de otra, pero los hombres se ven libres de ocupar un espacio ajeno y de analizar ciertos detalles irrelevantes contra la detenida (¿acaso la suciedad de los armarios no supone una prueba fehaciente del carácter corrupto de la señora Wright?) Mientras ellos pululan por la granja, repasando los hechos y haciendo comentarios condescendientes a y sobre las mujeres, estas se topan con pequeñas evidencias, objetos insignificantes que solo la mirada femenina sabe captar, y que van hilando el relato de la vida de la señora Wright, una vida de sumisión, abusos y aislamiento.

Los hombres dan vueltas alrededor del lugar del crimen tratando de desvelar el motivo de un acto tan atroz, pero las dos mujeres ya lo han descubierto y, convirtiéndose en un jurado inesperado, absuelven a la señora Wright.

Susan Glaspell escribió esta historia en forma de obra de teatro breve en 1916, Trifles (Menudencias, o Insignificancias, según la edición en castellano), para luego convertirla en relato, y ha sido una de los textos obligatorios para una de mis asignaturas, en el contexto de la literatura policíaca escrita por mujeres. En ella se muestra el espacio doméstico que habitan las mujeres, las “menudencias” que conforman su cotidianidad y sus tribulaciones , pero que revelan todo lo que sucede dentro de él para el ojo bien entrenado, que solo puede ser el de otra mujer. Es también un relato sobre el hilo invisible que une a todas las mujeres, en aquella época sometidas por completo a la autoridad masculina. La vecina, señora Hale, recuerda la jovialidad y la preciosa voz cantarina de la señora Wright cuando aún estaba soltera, y se arrepiente de no haber visitado más a su vecina como remedio, quizás, para que no languideciera en aquel hogar oscuro y triste. En el fondo, todas comparten la misma historia.

La obra teatral y el subsecuente relato se basan en un caso real, el asesinato de John Hossak, en el que la culpabilidad de la esposa se fundó en evidencias tan peregrinas como que había tenido un hijo antes del matrimonio y, por tanto, no era una persona de fiar. Susan Glaspell cubrió el juicio para el periódico Des Moines Daily News de Iowa, tras el cual abandonó el periodismo y fundó una compañía de teatro junto a su marido, convirtiéndose en prolífica dramaturga y ganando el Premio Pulitzer de Teatro en 1931 por una obra basada en la vida de Emily Dickinson (Allison’s House).

He leído ambos, el relato y la obra de teatro, y me han encantado. La autora transmite a la perfección tanto la aprensión como la delicadeza de las dos mujeres en la cocina de la tercera, que es protagonista y está ausente al mismo tiempo; ha sido un placer recorrer con sus manos los objetos que fueron de la señora Wright y que aún guardan sus secretos.

Me complace también haber descubierto una edición en español ilustrada por Sara Morante que contiene los dos textos y que tiene que ser preciosa. Os dejo una de las ilustraciones que nos muestran en la página de la propia editorial. También podéis encontrar el relato en alguna antología, y en inglés gratis y legalmente aquí.

Título: Un jurado de iguales
Autora: Susan Glaspell
Traducción y prólogo: Yolanda Morató
Ilustradora: Sara Morante
Editorial: Avenauta
ISBN: 978-84-192230-0-5
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Páginas: 96
Precio: 14,90€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

2023: Un año en libros

Cada año elaboro una hoja de Excel en la que apunto los libros que leo cada mes junto a las categorías que me resultan relevantes, como el género, el idioma, de dónde proviene el libro o si es una lectura obligatoria para las asignaturas de la Uned, etc.

Aún no ha terminado el año pero voy a pasar unos días fuera en los que preveo leer poco y, aunque lea alguno más, tampoco nos importa demasiado que los números no sean exactos, ¿verdad?

Allá vamos con el repaso:

○ He leído 45 libros, así que no consigo superar mi reto de Goodreads, que eran 50.

○ En cuanto al idioma, han sido 28 en inglés, y 17 en castellano.

○ He leído 19 libros escritos por mujeres, y 26 por hombres.

○ Han sido 11 los libros prestados de bibliotecas públicas de tres provincias diferentes, de los cuales 7 fueron libros para mi club de lectura.

○ Según el formato, he leído 9 libros electrónicos, y 35 libros físicos, y un audiolibro. Queda patente que he sustituido los audiolibros por los podcasts.

○ En cuanto al género, han sido 3 obras de teatro, 2 poemas, 5 relatos, 1 cómic y 1 libro de no-ficción, y las 33 novelas restantes.

○ Para la Uned he tenido que leer 13 obras, entre las cuales se encuentran las obras de teatro, poemas y relatos: algunos los he leído varias veces, aunque los cuento solo una vez por ser obras cortas, pero una de las obras de teatro (The Importance of Being Earnest) la he leído dos veces este año y la he contado doble 😊

○ De los 45 libros totales, 12 eran libros que ya tenía pendientes antes de empezar el año. El número ha sido totalmente accidental, no es que me haya propuesto leer un libro pendiente al mes.

*****

Vamos ahora con mis favoritos de 2023 (sin orden concreto):

The Grapes of Wrath (Las uvas de la ira), de John Steinbeck.

Ha sido una relectura; es la primera vez que lo leo en inglés, y me ha supuesto muchísimo esfuerzo leer los diálogos en dialecto, pero ha merecido la pena. Es un libro del que no se sale indemne.

Lessons (Lecciones), de Ian McEwan.

También es un libro que pide mucho al lector; es lento y cubre toda la vida de un personaje, pero va llenándote con cada página que pasas. Lo dejé lleno de anotaciones por los márgenes.

Cuando el abismo separa, de Nicholas Evans.

Disfruto mucho con los libros de este autor porque siempre me sorprende con un comienzo que se transforma en una temática totalmente distinta a lo que me esperaba.

El jardín de bronce, de Gustavo Malajovich.

Un thriller que me dejó sin respiración, muy bien logrado.

• A Week in Winter (Una semana en invierno), de Maeve Binchy.

Esta autora me recuerda mucho a mi querida Rosamunde Pilcher: ambientación idílica para una novela coral que te hace soñar con conocer Irlanda.

*****

Y las decepciones que me llevo han surgido principalmente de un par de clásicos modernos que leí para la Uned:

The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno), de J.D. Salinger.

Las idas y venidas de Holden Caulfield por New York no me resultaron tan trascendentales como pretenden ser. Me parece uno de esos libros sobrevalorados hasta el infinito.

Slaughterhouse-Five (Matadero Cinco), de Kurt Vonnegut.

Estaba predispuesta a que me gustara Vonnegut, incluso me caía bien, pero su “libro sobre Dresden”, como él lo llama, no ha conseguido transmitirme los horrores de la contienda. Demasiado experimental para mi gusto.

He de decir que esto suele ser una excepción, ya que normalmente disfruto muchísimo de todos los clásicos que nos mandan leer en las diferentes asignaturas, como ha sucedido con The Great Gastby, Jane Eyre o la obra mencionada de Oscar Wilde, pero de vez en cuando surgen lecturas que nos gustan menos…

*****

Por último, un pequeño adelanto sobre lo que me espera el próximo año.

Sigo estudiando, como muchos sabéis, el Grado en Estudios Ingleses por la Uned. Es cierto que me condiciona una gran parte de las lecturas anuales, que son «obligatorias» porque nos examinan de ellas, pero me compensa porque aprendo a sacarle todo el jugo a cada obra. Había leído novelas clásicas que pasaron por mis estanterías sin pena ni gloria y que ahora, al releer y estudiar las épocas y los autores, me apasionan.

Como norma, eso sí, me matriculo de pocas asignaturas cada curso porque no tengo ninguna prisa en terminarlo, aunque a veces me cuesta controlarme: primero, porque hay asignaturas que me hacen ojitos (tooodas las relacionadas con la literatura) y, segundo, porque a veces me entra una especie de ansiedad por acabarlo de una vez. Podría haberlo terminado hace tiempo, pero no hubiera disfrutado de todo lo que esta carrera tiene que ofrecerme, y cada inicio del año académico es un duro ejercicio de autocontrol entre mi instinto (tú puedes con 10 asignaturas, vamooooos), y mi conciencia (sin agobios: un par de asignaturas bien estudiadas, y listo).

Por el momento ha ganado mi conciencia y, mientras estudiaba, también he conseguido aprobar unas oposiciones en 2023 para una empresa pública. He estado en formación desde mayo (han sido meses muy duros de estudio de algo ajeno para mí) y tomaré el servicio definitivamente en las primeras semanas del 2024. Sé que los trabajos nuevos suelen absorbernos mentalmente, pero a partir de ahora tengo la esperanza (¡nunca se pierde!) de tener más tiempo para leer. Después de todo, ya no tengo que preparar oposiciones.

Por otra parte, me gustaría escribir más en el blog. Todos los años me lo planteo, y soy consciente de que las redes sociales han absorbido todos los contenidos que antes cubríamos en los blogs; no obstante, cuando escribo aquí me siento más a gusto que actualizando instagram y, al final, hay que sentirse cómodo con lo que haces. Intentaré que suceda.

Y termino con un proyecto que empecé hace un año y he logrado mantener: un diario de lecturas. De vez en cuando necesito escribir una reseña larga, comentando todo lo que me parece relevante de cada personaje o cada capítulo según voy leyendo, o con puntos a desarrollar más adelante, en el caso de libros para mis estudios. Sobre todo, me sirve para escribir sin preocuparme de que esté bien cohesionado, que la longitud sea la adecuada, o que contenga spoilers. Una reseña «para uso personal», vaya. Podéis ver algunos ejemplos de cómo ha ido evolucionando aquí, y os dejo una foto más abajo.

Me gustaría continuar con este diario de lecturas y, para animarme, ya me he comprado un nuevo cuaderno de mejor calidad para escribir mis próximas reseñas.

*****

Os deseo unas felices fiestas y un año 2024 lleno de historias emocionantes.

Salud.

Durante un fin de semana idílico en Montana al comienzo de la primavera, un padre y su hijo encuentran un cadáver en el hielo. Tras movilizar a todos los recursos disponibles del pueblecito más cercano, consiguen extraer el cuerpo que ocultaban las montañas: se trata de una joven embarazada, Abbie Cooper, buscada desde hace tres años por eco-terrorismo.

Las autoridades avisarán a sus padres, Ben y Sarah que, devastados, viajan al lugar para reconocer el cadáver de la hija que hacía años que no veían. ¿Qué le sucedió a Abbie? ¿De quién era el bebé que esperaba? ¿Cómo llega una joven de una familia normal a ser una de las criminales más buscadas del país?

La novela desarrolla la historia de una familia que quedó marcada para siempre por una equivocación. Comienza en Montana, donde años atrás los Cooper disfrutaban de sus últimas vacaciones juntos: a Ben ya empezaba a pesarle el desencanto que arrastraba desde hacía años sobre su matrimonio, mientras que  Abbie vive su primer amor de juventud con uno de los chicos que trabajan en el rancho donde veranean. El idilio la llevará a elegir la universidad de Montana para cursar sus estudios superiores y, aunque acabe distanciándose de aquel chico que atendía a los animales, siempre recordará lealtad a la tierra donde fue tan feliz, la misma que otros van a intentar destruir con pozos petrolíferos devastadores para esos parajes. Abbie se une a un grupo de activistas universitarios pero, en un giro motivado por el rencor, acabará en las garras de otra persona más oscura que ejerce una extraña fascinación sobre la chica.

Mientras tanto los padres, Sarah y Ben, terminan su relación, y la decepción de una relación que ya no se sostenía pero que se basaba en una aceptación tácita de su desilusionante continuidad va a desembocar en odio, rencor y dolor para todos los involucrados.

Me sorprendió el uso del término eco-terrorismo para referirse a lo que yo llamaría activismo medioambiental; aunque es cierto que la transgresión de Abbie llegó demasiado lejos, no solo por lo que hizo, sino por las consecuencias devastadoras que tuvo para toda la familia. En todo caso, el autor nos deja un atisbo de esperanza, pese al fatal desenlace, de que la joven pudo redimirse al final.

El misterio que rodea la muerte de Abbie actúa como catalizador de una novela en la que, en realidad, nos encontramos con una familia normal, podríamos ser cualquiera de nosotros, cuyos miembros tienen los mismos miedos e ilusiones que cualquier otra, pero que por una casualidad se transforman en las personas que jamás quisieron ser.

Esta es la premisa de otras novelas de Nicholas Evans – un acontecimiento fortuito que desmiembra una familia, y la posterior reconstrucción incompleta, con cicatrices – junto con el encanto natural de Montana como decorado de la historia. Una vez más, me ha atrapado entre las emociones, pasiones y miedos de sus personajes. Tanto es así que al terminar este libro compré el único que me faltaba por leer del autor, Tierra de lobos, que queda reservado para cuando esté necesitada de una buena dosis de Montana.

Dejo los datos de la edición de bolsillo, aunque sospecho que anda descatalogado:

Título: Cuando el abismo separa
Título original: The Divide

Autor: Nicholas Evans
Traductor: Ignacio Gómez Calvo
Editorial: Debolsillo
ISBN: 978-84-8346-455-7
Páginas 448
Precio: 9,95€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Fabián Danubio es sacudido con el dolor más extremo que alguien pueda soportar: su hija Moira, de cuatro años, desaparece sin dejar rastro. La niña y su niñera subieron al metro para asistir a un cumpleaños, pero nunca llegaron a la fiesta. Ahora, la desesperación se ha instalado en la vida de los padres, Fabián y Lila, pues ni los policías asignados al caso, ni el juez, ni el fiscal, tienen la más remota idea de cómo encontrar a Moira. Se ha esfumado.

Tras una espiral descendente que engulle a Fabián – y al pobre lector – aparece un nuevo personaje que nos devuelve la esperanza: el investigador privado Doberti, que se interesa por el caso y obliga a Fabián a recuperar la esperanza y acompañarlo en pos de lo que otros no han podido o sabido ver. Se le coge cariño al temerario de Doberti.

Había cruzado un reino entero de sufrimiento y había salido vivo. No había nada que pudiese dañarlo más.

Se equivocaba, por supuesto.

La novela transcurre en varios espacios temporales separados dos décadas entre sí. La desaparición de Moira no se esclarecerá con celeridad, como nos hubiera gustado, sino que el autor nos obliga a ser testigos de la agonía que envuelve a Fabián durante varios años. Además, vamos a tener algunos encuentros brevísimos pero muy intensos con un personaje anónimo, a través de las páginas de su diario:

16 de diciembre de 1987

Hoy, en el barranco, sucedió algo terrible.

Tuve que matar a papá.

Me quedaría corta si dijera que me ha gustado. Ha sido una de esas novelas que me han agarrado del cuello y me han dejado sin respiración hasta terminarlo; con un par de escenas de persecuciones muy bien montadas, golpes de efecto totalmente inesperados, y un gran manejo a la hora de hilvanar cada minúsculo detalle que el autor fue dejando entre las páginas del libro, parecía que inocentemente, y que acabaron cargados de un significado que solo se vislumbra al final.

En fin, a tu elección queda adentrarte en las páginas de esta novela y sufrir, pero con gusto. Yo te lo recomendaría.

Mi edición pertenece al extinto sello Random, de Random House. Dejo los datos de Ediciones B:

Título: El jardín de bronce
Autor: Gustavo Malajovich
Editorial: Ediciones B (Año 2019)
Formato: Bolsillo
ISBN: 978-84-9070-817-0
Páginas: 592
Precio: 13,95

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Érase una vez la taberna Swan es el último título de la autora de El cuento número trece, no muy reciente –de 2018– pero que me había pasado completamente desapercibido hasta descubrirlo por casualidad ojeando en la biblioteca. Reconozco que en un primer momento dudé ante el número de páginas; no porque tenga miedo a los libros extensos, sino porque un libro así “retrasa” la “futura” lectura de mis pendientes y me hace sentir un tanto culpable, aunque al final ganó el entusiasmo de adentrarme de nuevo en una historia de esta autora.

En la noche más larga del año, un acontecimiento sacude a los parroquianos que se reúnen al calor de las historias que cuentan en la taberna Swan de Radcot: un desconocido irrumpe en el local, empapado y con una niña muerta en brazos, antes de desmayarse a causa del frío y las contusiones. Rita, la enfermera del pueblo, no sale de su asombro al comprobar que la niña que estaba muerta en realidad está viva y que Henry Daunt, el hombre que la rescató, no es su padre, sino un fotógrafo ambulante que recorre el Támesis y no dudó en arrojarse a la corriente para rescatarla.

La niña será reclamada por la señora Vaughan, que enseguida reconoce a Amelia, la hija que perdió hace dos años, su esperanza de encontrarla intacta hasta este gran momento pese a que el señor Vaughan tenga serias dudas de que se trate de su hija. Robert Armstrong, un próspero granjero negro que vive río arriba, cree que la niña puede ser su propia nieta, Alice, fruto de la relación de su primogénito con una joven que acaba de suicidarse en Oxford sin que nadie sepa qué ha sido de la niña. Y Lily White, que trabaja limpiando en la casa del párroco, está convencida de que se trata de su hermana Ann, a la que perdió en el río cuarenta años atrás.

Y es que la misteriosa niña no ayudará a resolver el problema, pues no habla ni muestra visos de reconocer a ninguno de sus supuestos familiares, así que el lector no tendrá otro remedio que dejarse llevar por los meandros de esta novela coral para descubrir las razones que llevan a cada personaje a reclamar a la niña como suya. Diane Setterfield nos invita a recorrer un Támesis victoriano y nutrido de historias, algunas fantásticas, otras que aún son secretos no revelados, pero todas con un toque de intriga que atrapa al lector, ávido por conocer a todos los personajes conectados a través del río y del misterio de la niña.

Es cierto que la novela se demora en demasía al presentarnos a sus numerosos protagonistas y que peca de tener personajes buenos muy buenos y malos muy malos, pero son todos tan peculiares que te quedas atrapado en sus historias. Lily obliga al párroco a guardarle sus ganancias y prefiere vivir en la indigencia porque hay alguien que puede quedarse con todo lo que tiene; Henry viaja capturando la luz en sus fotografías, hasta que él mismo queda metafóricamente capturado por alguien en el pueblo de Radcot; Robert Armstrong navega las turbulentas aguas de una sociedad blanca que le cierra todas las puertas por su color de piel; y, en fin, hay un gran elenco de personajes secundarios entrañables que aportan brillo y emoción a la novela.

A excepción del lento comienzo, y que me parece horroroso que le hayan cambiado el título de manera tan flagrante (el original es “Érase una vez un río”, mucho más acorde con la historia que la autora nos presenta), puedo decir que me ha gustado mucho.

Título: Érase una vez la taberna Swan
Autora: Diane Setterfield
Traductor: Ana Mata Buil
Editorial: Debolsillo
ISBN: 9788466350129
Páginas: 608
Precio: 10,95€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Cuando las responsabilidades académicas llaman a tu puerta, las reticencias literarias tienden a esfumarse: si te van a examinar de una obra de teatro, leerás la citada obra aunque consideres que las obras de teatro han de verse y no leerse, que se escribieron para verlas representadas, y bla, bla, bla.

Así es como he conocido a Willy y las cenizas de lo que fue su gran sueño americano en la obra de Arthur Miller, Muerte de un viajante.

Willy regresa a casa aturdido, asustado, envejecido. En la carretera se ha dado cuenta de que nada es como había imaginado, y en medio de sus ensoñaciones ha estado a punto de tener un accidente, así que vuelve a casa sin completar este último viaje de ventas. Su hijo mayor, Biff, está de visita y, junto a Happy, el menor, la familia está al completo, como en los viejos tiempos.

Sin embargo, nada es como antes: Biff no siguió los pasos de Willy, y se ha dedicado a trabajar en el campo, libre pero pobre, en lugar de interesarse por las ventas y el dinero, tal y como Willy deseaba. Happy sí, es buen vendedor y le va bien y, aunque lo aborrece, el trabajo le proporciona unos buenos emolumentos, contactos y chicas con las que salir. ¿Por qué Biff no se queda y se mete en el negocio de las ventas? Era bueno, la gente le adoraba; no es demasiado tarde para seguir la estela de Willy y labrarse un futuro brillante.

Mientras más piensa en ese futuro prometedor, más encontronazos tiene Willy con el pasado: en una serie de ensoñaciones le vemos rememorando varios episodios que ocurrieron décadas atrás. Ben, su hermano, hizo fortuna en África, pero Willy era demasiado joven en aquellos tiempos como para acompañarle. Ah, si se hubiera ido también, ahora sería inmensamente rico. Willy recibe las visitas de Ben tan solo en su mente, y siempre le pregunta por su secreto, el secreto del gran éxito. También vuelve Willy a ver a sus hijos de jóvenes, unos chicos que le admiran a más no poder y que ponen todo su esfuerzo en llenar de orgullo a su padre. Biff le dedica sus éxitos deportivos y, cuando está fuera por trabajo, hablan por teléfono a todas horas. El lector/espectador se pregunta cómo ha podido estropearse esa relación tan pura que tenían, en qué punto se esfumó el cariño en esta familia. La respuesta la encontraremos en las últimas visiones de Willy, aquellas en las que aparece “la mujer”.

Se trata de una obra que describe la decadencia de un hombre que, tras una vida dedicada al trabajo como medio de conseguir la grandeza, se da de bruces con una realidad bastante incómoda. Alrededor de Willy todo se desmorona: se encuentra agotado, sufre estas alucinaciones que preocupan a su mujer y a sus hijos, y ve cómo otros a los que consideraba inferiores han conseguido lo que él ansiaba.

Es también una obra que habla de las expectativas de los padres para el futuro de los hijos. A través de Biff, Arthur Miller retrata la ansiedad al desviarse del camino que el padre quiere para el primogénito: Biff siente remordimientos por tener una naturaleza diferente a la de Willy, por no preocuparse por ganar mucho dinero y querer trabajar al aire libre, sin camiseta, bajo el sol, en lugar de vestir traje y corbata todos los días laborables. El joven está dividido, pero está dispuesto a sacrificarse por su familia, por ese padre que parece que empieza a perder la cabeza, aunque eso le lleve a la infelicidad.

En fin, una obra sobre las emociones alrededor del éxito y la familia que se puede extrapolar a cualquier época y país, y con mucho simbolismo acerca de la decadencia del sueño americano para la gente de clase media que Miller transmite a través de los bloques de pisos que rodean la casa de Willy, la desaparición de los espacios donde antaño jugaban sus hijos, o los aparatos modernos que se estropean antes de que llegue a pagar la letra. Una lectura interesante, que recomiendo se acompañe de la película homónima del año 1985, totalmente fiel en los diálogos y en los sentimientos de los personajes.

Título: Muerte de un viajante
Autor: Arthur Miller
Traductor: Jordi Fibla
ISBN: 978-84-8310-465-1
Páginas: 160
Precio: 7,95€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

El mes pasado, cuando se anunció a bombo y platillo la publicación de la última novela de Kate Morton, De vuelta a casa, me entraron unas ganas tremendas de comprarlo (como a todos, supongo), pero es que ya había comprado otros tres libros ese mes y, de repente, me pareció excesivo, teniendo en cuenta que muchas de mis lecturas vienen marcadas por las guías de estudio de las asignaturas que estoy cursando y no por mi estantería de libros pendientes. Además, tenía dos libros de la autora sin leer, así que me propuse terminar estos antes de dejarme llevar por el consumismo desmesurado, para variar.

La hija del relojero es una novela compleja por la cantidad de diferentes momentos temporales –hasta seis–  que tiene que manejar el lector para recomponer la historia, y por ello requiere una lectura atenta y continuada; no está pensada para leer a ratitos libres.

Comienza con un breve y misterioso prólogo sobre algo que ocurrió en 1862, pero en seguida nos traslada a la época actual con Elodie, una archivera encargada de datar y clasificar el legado de un famoso filántropo victoriano, James Stratton. En una caja polvorienta descubre un cuaderno de bocetos de un reconocido pintor, y el dibujo de una casa de campo le llama poderosísimamente la atención: nunca antes la había visto, pero está segura de que se trata de la casa de un cuento que su madre, ya fallecida, solía contarle de niña. Elodie jamás pensó que se trataba de un lugar real, y la curiosidad la lleva a investigar más acerca del pintor, del cuento, y del lugar.

La casa en cuestión es Birchwood Manor y, desde allí, un peculiar fantasma nos informa sobre los habitantes que le han hecho compañía a lo largo de varias décadas. La casa perteneció al joven pintor del cuaderno de Elodie, Edward Radcliffe, que no habitó la casa por mucho tiempo. En el verano de 1862 invitó a sus amigos a pasar unas semanas de retiro artístico, pero el robo de un diamante de la familia y la muerte de la prometida de Radcliffe pusieron fin a su prometedora carrera y al esplendoroso verano que todos habían imaginado. Ahora, el fantasma desgrana la historia de los otros que habitaron y dejaron su marca en Birchwood Manor, atraídos por una fuerza irresistible que siempre ha emanado de la casa.

La novela se compone de varios momentos temporales que no siguen un orden cronológico; es el lector quien irá hilando y encajando cada escena si sigue con atención los detalles, en principio insignificantes, que se nos presentan en cada capítulo, hasta llegar finalmente al principio, al verano de 1862. Quizás sea el final lo que menos me convenció de la novela; la resolución del misterio suena algo extraña, pues la autora recurre a la amnesia para desentrañar uno de los misterios de lo que sucedió en la casa y resulta decepcionante, tras la lectura de 600 páginas, que un personaje simplemente no recuerde algo crucial por un golpe en la cabeza. Podríamos ponerle otras pegas, sobre todo la falta de información sobre ciertos personajes antes o después de pasar por la casa; en algunos casos el punto de vista elegido por la autora no permite un desarrollo más amplio, pero en otros sí que podría estar justificado dentro de la historia que, ya de ser extensa, podría dedicar algunas páginas más para cerrar o desarrollar ciertas tramas.

No es un libro perfecto, pero mentiría si no dijera que lo he disfrutado mucho y que me ha tenido en vilo durante varios días. Me parece una de esos libros propensos a una relectura: una vez que ya conoces la historia puedes ir disfrutando de las pistas que ha ido dejando la autora a lo largo de sus páginas. Intrigante y entretenido.

Título: La hija del relojero
Autora: Kate Morton
Traductor: Máximo Sáez
Editorial: Suma de letras
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-9129-216-6
Páginas: 640
Precio: 22,90€ (Edición de bolsillo: 11,95€)

 

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

En un pueblo irlandés cercano al canal de San Jorge, los vecinos son abastecidos de carbón y leña por el pequeño negocio de Bill Furlong. Es un hombre aún joven, de origen humilde, que ha salido adelante en el pueblecito que le vio nacer. Ahora tiene una familia con Eileen, su esposa, y sus cinco hijas, todas ellas buenas niñas; la más mayor incluso empieza a ayudarle en la oficina con los pedidos y las facturas.

Al alba de un día de invierno de 1985, en el convento de la localidad, Furlong se encuentra a una joven en el almacén donde las monjas guardan el carbón. La chica había pasado allí la noche y, al entrar en el convento con ella, Furlong es testigo del afán con que las monjas la bañan, adecentan y alimentan, en un intento de ocultar la pobre imagen que presenta la joven: descalza, malnutrida y con el pelo mal cortado. Y callada, muy callada.

Furlong se encuentra en una encrucijada. Existen habladurías sobre las niñas del convento: que si viven esclavizadas por las monjas, que si son unas perdidas que se merecen un poco de disciplina… Son jóvenes que vienen de otros lugares de Irlanda y todas comparten la desdicha de no tener a nadie que se preocupe ya de ellas. La Irlanda del silencio y la obediencia a la Iglesia se impone sobre el sentido común de cualquier vecino.

¿Era posible que las cosas nunca cambiasen o se convirtieran en algo diferente o nuevo? Últimamente había comenzado a preguntarse qué importaba, aparte de Eileen y las chicas. Estaba cerca de los cuarenta, pero no sentía que estuviera llegando a ninguna parte o haciendo ningún tipo de progreso y no podía dejar de preguntarse a veces para qué servían los días.

Para Furlong, las chicas del convento son un pasaje a los recuerdos del pasado: su propia madre podría haber sido una de ellas, y su sentido de la honradez no le permite pasar por alto el desagradable episodio de esa mañana en el convento.

–Bueno, hay chicas que se meten en problemas, eso sí te consta. (…)

–Pero ¿y si fuera una de nuestras hijas? –dijo Furlong.

–Eso es exactamente lo que te estoy diciendo –dijo, incorporándose nuevamente–. No lo son.

Revisando sus propios orígenes y la marca que dejaron las personas de la infancia de Furlong, seremos testigos de una reacción en cadena que alumbrará aquel oscuro invierno irlandés. En realidad, la historia comenzó muchos años atrás, con un pequeño acto de generosidad de una mujer del pueblo, cuyo espíritu le recuerda a Furlong, décadas después, qué es lo correcto.

Es una historia pequeñita enmarcada dentro del escándalo de las Lavanderías de la Magdalena contada desde la perspectiva de un personaje anónimo, con una narración sutil y atmosférica donde la oscuridad del carbón y de las noches invernales se mezcla con la negrura de las almas que emana del convento. Se lee en un suspiro, y deja un poso profundo; una de las primeras aproximaciones literarias hacia una época y unos acontecimientos protagonizados por la Iglesia sobre los que quiero seguir leyendo.

Título: Cosas pequeñas como esas
Autora: Claire Keegan
Traductor: Jorge Fondebrider
Editorial: Eterna Cadencia
ISBN: 9789877122404
Páginas: 96
Precio: 17,00€

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Malasangre, de Helena Tur

A pesar de su orfandad, Henar Expósito ha sido una joven afortunada, hasta ahora. Educada con cariño por las monjas de un hospicio de León, a los catorce años encontró una buena posición como dama de compañía de una mujer culta y de ideas liberales, pero esta mujer ha fallecido y Henar se encuentra desesperada por encontrar un trabajo. A la noticia de la muerte de otra huérfana que se dirigía a trabajar en un colmenar próximo a Ponferrada, Henar decide presentarse ella misma en el pueblo de Villaverde para ocupar ese puesto pero, una vez allí, se suceden las sorpresas: para empezar, el empleador de Henar es un tipo de la peor calaña imaginable y, además, la niña del hospicio no murió por accidente y no se ha descubierto al asesino.

La novela nos traslada al Bierzo rural en los tiempos de Isabel II donde bandoleros, campesinos y buscadores de oro convivían en un extraño equilibrio en este paisaje tan hermoso que algunos solemos visitar con frecuencia. Esto fue, precisamente, lo que me atrajo del libro: creo que es el primer libro ambientado en León que leo.

La historia avanza mientras Henar va conociendo a todo tipo de personajes e intenta descubrir si su empleador es simplemente un ser despreciable o el mismísimo asesino de niñas. Me ha resultado una premisa interesante y llena de intriga; sin embargo, la narración se hace pesada. Hay pasajes en los que se describen hasta el infinito las sombras del bosque y el miedo que pasa la protagonista, para unas páginas más adelante volverse a adentrar en el bosque y volver a las descripciones de terror y sombras. También se demora innecesariamente en todo el proceso mental de Henar, minuto a minuto, a cada paso de la trama, con una cierta repetición que va desanimando al lector, que no necesita tal minuciosa explicación para comprender lo que sucede. Además, la resolución de la trama se predice hacia la mitad de la novela, con lo que el descubrimiento de la identidad del asesino pierde toda emoción (y no soy yo muy Sherlock con las novelas de misterio).

En fin, siento que me he dejado llevar por una portada y una ambientación seductoras, para encontrarme un libro al que le sobran un cuarto de sus páginas, y con un final algo decepcionante.

Título: Malasangre
Autora: Helena Tur
Editorial: Plaza y Janés
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-01-02435-1
Páginas: 400
Precio: 19,90 €

*****

Te invito a suscribirte a mi Newsletter. Recibirás un email el primer viernes de cada mes en el que hablaremos de libros, escritura y literatura.

Newsletter From Isi

* indicates required


¡Nos leemos!

(También puedes suscribirte siguiendo este enlace)

Artículos anteriores »